Planetas II

El mes pasado hablábamos de qué era un planeta, y para hacernos la idea de las distancias que los separan unos de otros, los colocamos a todos repartidos por un campo de fútbol, con distancias a escala. Los más próximos al Sol eran Mercurio, Venus, La Tierra y Marte, y todos ellos quedaban dentro del círculo central del campo de fútbol y muy próximos al punto central. A este grupo de planetas se les llama planetas rocosos porque tienen una superficie sólida.

Después de estos planetas rocosos y más alejados del Sol hay otro grupo de planetas, los gigantes gaseosos, que no poseen una superficie sólida.

Júpiter es el más grande de los planetas que orbitan al Sol, se encuentra a 630 millones de km de nosotros, se situaría casi fuera del círculo central del campo de fútbol. Es una bola gigante de gas en la que dentro cabrían mil planetas Tierra. Está compuesto por hidrógeno y helio, y si fuera un poco más grande se hubiese “encendido” convirtiéndose en una estrella, más pequeña que el Sol, y por lo tanto tendríamos hoy dos soles.

Saturno es más bonito de ver con un telescopio, está fuera ya del círculo central del campo de fútbol a 1300 millones de km, tiene unos anillos formados por trozos de escombros tan grandes como un coche o una casa, posiblemente restos de la colisión de antiguas lunas.

Urano está a 2700 millones de km, casi dentro del área grande de la portería, una bola perfectamente lisa sin detalles en su superficie de un color azul verdoso que parece irreal en el negro fondo del espacio. Es el único planeta cuyo eje de rotación está totalmente horizontal, por lo tanto la mitad de su año es de día en el hemisferio norte y de noche en el sur, y la otra mitad del año viceversa. Urano también tiene anillos pero mucho más finos y oscuros que Saturno y apenas son visibles, y tiene muchas lunas que giran rapidísimo a su alrededor a lo loco y que podrían colisionar entre si y convertirse en nuevos anillos para Urano de aquí a pocos millones de años.

Neptuno, el objeto más alejado del Sol al que podemos llamarle planeta. Está en el punto de penalti, a 4300 millones de km de nuestra casa. Es una bola azul en la que aparecen y desaparecen sin previo aviso zonas oscuras en su atmósfera, tormentas del tamaño de nuestro planeta Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>