Planetas extrasolares

¿Existen planetas alrededor de otras estrellas? Esta pregunta permaneció sin respuesta hasta hace apenas unos años. En 1995, se descubrió el primer planeta extrasolar alrededor de una estrella de secuencia principal: 51 Pegasi. Pero éste no fue observado directamente, ya que desde la distancia a la que nos encontramos, está tan cerca de su estrella y brilla tan poco que la luz de ésta lo oculta completamente. Sin embargo, se puede observar cómo la gravedad de uno afecta al otro: al igual que un lanzador de martillo cuando da vueltas, la estrella describe un pequeño movimiento circular, girando los dos alrededor de un punto intermedio, más cercano al que más masa posee. Si la estrella en su bamboleo se acerca y aleja repetidamente de la Tierra, su luz al descomponerla en colores se desplazará hacia el azul y hacia el rojo respectivamente, siguiendo un ciclo (como cuando una sirena es más aguda al acercarse y más grave al alejarse). Así es como se detectan actualmente la mayor parte de planetas extrasolares. Otro método, para estrellas más cercanas, consiste en observar directamente el movimiento de la estrella en el cielo al oscilar, o si el planeta pasa justo entre la estrella y nosotros, puede detectarse la disminución de la luz de ésta durante el tránsito (eclipse). Un método más moderno mide el efecto de lente que produce la gravedad del planeta y la estrella en la luz de otra situada justo detrás cuando los tres se alinean. También es posible localizarlos en discos de polvo alrededor de estrellas jóvenes, cuando estos planetas aún ese están formando.

Los primeros planetas descubiertos sorprendieron a los científicos: eran gigantes gaseosos que orbitaban  sus estrellas a distancias muy pequeñas, y tardaban pocos días en completar el recorrido, haciendo poco probable la existencia de vida en ellos. ¿Era nuestro Sistema Solar una rareza? Conforme fueron mejorando las técnicas se vio que no. Los planetas descubiertos son los que mayores perturbaciones provocaban en su estrella, y por tanto los más fáciles de detectar.

Con la mejora de resolución se han descubierto sistemas múltiples, así como de cuerpos cada vez más pequeños, llegando a poseer unas pocas veces la masa de la Tierra (las llamadas súper Tierras). Ya se han descubierto más de 300 planetas extrasolares. Se espera que con nuevas misiones espaciales, o con la construcción de gigantescos telescopios terrestres ya en proyecto, se puedan descubrir planetas como el nuestro, y tal vez candidatos a soportar vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *