Júpiter, el señor de los vientos

¿Se ha fijado en dos astros muy brillantes al atardecer que lucen hacia el Oeste bastante juntos? Son Júpiter y Venus. Durante estos días de final de noviembre y principios de diciembre podemos contemplarlos poniéndose por el horizonte, siguiendo al Sol. Este mes hablaremos de Júpiter, ya que no lo veremos de nuevo hasta el próximo agosto.

Júpiter es el mayor planeta del Sistema Solar. Su masa es dos veces y media la de todos los demás planetas juntos y dentro cabrían 1320 planetas como la Tierra. Su temperatura media es de -108ºC.

Este gigante posee un pequeño núcleo sólido mezcla de varios elementos bajo una inmensa bola de hidrógeno líquido y todo ello rodeado de gas hidrógeno y helio.

El año en Júpiter dura 12 años terrestres y un día en Júpiter dura menos de 10h. Está permanentemente cubierto de nubes formadas por compuestos de amoníaco, que se organizan en bandas de diferente latitud debido a la rápida rotación del planeta. Éstas se subdividen en zonas claras y cinturones más oscuros, cuya mutua interacción produce turbulencias y tormentas. Son comunes los vientos de más de 300 km/h en estas zonas, que además cambian ligeramente de color, anchura e intensidad de año a año.

Quizás la más famosa característica del planeta sea la “gran mancha roja”, que consiste en una tormenta anticiclónica que perdura desde hace varios siglos y podría ser permanente dada su estabilidad. Rota en sentido antihorario, en un período de unos seis días y su tamaño es tan grande como el de tres planetas como la Tierra.

Con al menos 63 satélites, Júpiter es como un sistema solar en miniatura. Aunque muchos de ellos tienen menos de 10 km y son posiblemente asteroides capturados, cuatro de sus lunas destacan sobre las demás: los satélites galileanos. Éstos son Ío, el cuerpo más volcánico del sistema solar, con constantes erupciones de azufre; Europa, cubierta de hielo y con un océano de agua bajo su superficie; Ganímedes, la luna joviana más grande, mayor incluso que Mercurio; y Calisto, uno de los cuerpos con más cráteres conocido. Estas dos últimas lunas también podrían contener océanos de agua salada en su interior.

Júpiter también posee un tenue sistema de anillos y un campo magnético 14 veces más fuerte que el terrestre. Si pudiera verse desde la Tierra, ocuparía un tamaño en el cielo equivalente al de la Luna llena. Al igual que en la Tierra, el viento solar al chocar con la magnetosfera de Júpiter provoca auroras en los polos del planeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>