El Geólogo responde: ¿cómo conocemos la estructura y composición del interior del planeta Tierra?

www.cidam.es

www.cidam.es

La geología nos ofrece estas 6 miradas al interior de nuestro planeta:

1. Terremotos: Las ondas sísmicas que se producen en los terremotos viajan a distinta velocidad dependiendo de la densidad de los materiales que se van encontrando a su paso y también dependiendo de su estado (sólido o líquido). Gracias al análisis de estas podemos conocer la estructura del interior de la Tierra e inferir la composición de algunas de las rocas.

2. Erupciones volcánicas: Los volcanes expulsan distintos tipos de magma dependiendo del origen de este. Hay magmas de un origen más profundo y que suelen ser aquellos más básicos y menos diferenciados (por ejemplo, los de las dorsales oceánicas) y otros formados más próximos a la corteza o con mezcla de rocas de la corteza y que da lugar a composiciones más evolucionadas.

3. Meteoritos: La composición de los meteoritos es muy importante. Por ejemplo, los meteoritos rocosos tendrían una composición parecida a la de la corteza y manto, mientras que los metálicos tendrían una composición parecida al núcleo (hierro y niquel).

4. Rocas exhumadas: La Tierra no siempre ha tenido la misma forma. En las cadenas montañosas, por ejemplo, podemos ver fruto de la colisión de distintos continentes existentes en el pasado, pero también podemos ver el lecho de antiguos océanos. En algunos de estos casos podemos ver la presencia de unas rocas denominadas ofiolitas que son unas asociaciones de rocas básicas y ultrabásicas que formaban parte de la corteza oceánica y parte del manto infradyacente.

5. Campo magnético: La existencia del campo magnético se deba seguramente a la presencia de un núcleo exterior fundido en el cual los minerales magnéticos y su movimiento sean el responsable de la formación de este.

6. Experimentos a alta presión y temperatura: En la actualidad se pueden realizar experimentos a alta presión y temperatura en los laboratorios para comprobar como se comportarían las distintas fases minerales a ciertos valores de presión y temperatura del interior de la Tierra y ver si son estables a esas condiciones.

Por Nahum Chazarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *