Archivo del Autor: xpas

Foto al Sol, región activa 1520

Estamos en máximo de actividad solar, ya sabéis, ese ciclo de 11 años aproximadamente en el que el Sol pasa de una relativa calma a una fiesta casi continua de manchas y demás fenómenos en su superficie. Estos días tenemos la región activa 1520 y está incluso “escupiendo” material hacia La Tierra.

Ayer me dispuse a realizar alguna fotografía “rapidita”, y probar que tal saldría la toma con la Canon 550D + Objetivo 400mm (que con esta cámara equivale a un 640mm), y un filtro solar plateado de los que se usan para ver manchas y eclipses, y un trípode robusto.

Esta configuración no es la perfecta para realizar este tipo de fotos. El trípode es de los buenos, pero sigue siendo poco estable para apuntar y trabajar a tantos aumentos queriendo enfocar manualmente con buen detalle esa manchita que ocupaba una parte minúscula de la pantalla de la cámara. Para compensar las vibraciones, disparé las fotos a ISO800 y lo más rápido que me permitía, 1/4000 de segundo.

Pincha en la foto para ver un poco más de detalle

Perito en lunas en Orihuela – Astronomía y poesía

Una exposición sobre las lunas del Sistema Solar, ilustrada con la poesía de Miguel Hernández.

LA INAUGURACIÓN:
inauguracióninauguracióninauguracióninauguracióninauguracióninauguración
VISITA COLEGIO JESUS MARÍA:
visita colegio inauguracióninauguración

EN LOS MEDIOS:


artículo CIDAM en UMH click sobre la foto para leer el artículo

DIARIO INFORMACIÓN: http://www.diarioinformacion.com/cultur … 75508.html

PUNTO RADIO: http://puntoradiovegabaja.wordpress.com … -en-lunas/

¿Astronomía?

Para muchos la astronomía es una ciencia sin importancia y totalmente ajena al hombre. No es como otras disciplinas, por ejemplo la medicina, la economía, la física, las matemáticas, la biología, que son claramente visibles y directamente influyentes en nuestras vidas. Incluso hay quien piensa que la astronomía es algo supersticioso.

Con un criterio pragmático muy propio de los tiempos que vivimos, algunos se  preguntan: ¿qué más da que el universo se expanda o no, o que el Sol se extinga dentro de varios miles de millones de años?, ¿no son fechas demasiado lejanas como para prestarles atención?, ¿por qué gastar incalculables sumas de dinero en gigantescos telescopios, mandar robots exploradores a Marte, o sueldos a científicos que se pasan el día estudiando estrellas y discutiendo sobre la estructura del universo.

Hay una frase que me gusta mucho, y es uno de los pilares de mi forma de ser y de ver el mundo: “Sólo se ama lo que se conoce”.

La astronomía fue posiblemente la primera ciencia y es la base de todo conocimiento, es la impulsora de grandes cambios en la humanidad. Surgió primero como herramienta para establecer un calendario y así saber cuando sembrar o recolectar, pasando el hombre de ser nómada a sedentario e impulsando así las grandes civilizaciones. Las estrellas fueron también nuestro primer GPS, nos ayudaron a orientarnos y navegar en busca de otras tierras y abrió nuevas fronteras sobre el mundo conocido.

En el siglo XVI, Copérnico y Galileo quitaron a la Tierra del centro del universo, ello supuso una gran revolución científica, que cambió nuestra forma de ver el mundo e impulsó todas las demás ciencias, desde la electricidad hasta la ingeniería genética fueron fruto de ese cambio, y fue aquí donde comenzó el fin de la edad medieval.

Hoy la astronomía sigue siendo la mayor impulsora tecnológica y científica. Muchas ramas del conocimiento están interconectadas con ella: la física, las matemáticas, la biología, geología… Además está interrelacionada con el arte, la historia, antropología, educación de valores, filosofía y educación intercultural.

Cuando estudiamos el vasto universo, nos damos cuenta de nuestro lugar en él, y nos hace ser más humildes, bondadosos con los nuestros, y preservar y cuidar el único hogar que tenemos. Somos una especie joven que descaradamente mira y explora lo que le rodea para intentar comprenderlo, igual que los cartógrafos dibujaban las costas de las nuevas tierras descubiertas hace 500 años.

Acabamos de llegar, en muy pocos cientos de años hemos aprendido mucho de lo que nos rodea. Estamos en un momento álgido de la astronomía, en el que continuamente se están haciendo nuevos descubrimientos, como planetas en otras estrellas. ¿quién sabe cuál será el próximo gran cambio que producirá la astronomía y transformará nuestra forma de ser y de ver el mundo?.

Luna, no solo hay una

El hombre alzó la vista al cielo y encontró las estrellas errantes: los planetas. Apuntó por primera vez con un telescopio y descubrió que los planetas no estaban solos, algo los orbitaba: un toque de atención al orgullo humano.  ¿Acaso no era la tierra el centro del universo? Entonces salió fuera, a explorar los planetas, y descubrió que sus pequeños compañeros eran mundos en toda regla.

Pero empecemos desde el principio. Todo empezó hace 4600 millones de años, en un lugar de nuestra galaxia, se fue concentrando una gigantesca nube de gas y polvo. De ella surgió el Sol, nuestra estrella. Los restos de material de esta nube que no acabaron siendo engullidos por el Sol, formaron los planetas y orbitando en torno a muchos de estos planetas se formaron simultáneamente otros cuerpos menores a los que llamamos Lunas.

La mayor parte de las lunas nacieron junto a sus planetas, a partir del mismo disco de materia prima con que su anfitrión se iba formando. Sin embargo algunas tuvieron un origen diferente, por ejemplo Tritón, la luna más grande de Neptuno,  igual que varias de las lunas más pequeñas del sistema solar, son cuerpos capturados por la gravedad del planeta. La Luna terrestre tuvo una formación más ”impactante”: se creó a partir del material de la propia Tierra arrancado a ésta por la colisión de un objeto del tamaño de Marte durante las fases tempranas de su formación.

Al comienzo de la exploración espacial, se pensaba que serían mundos fríos, muertos y carentes de interés, pero los últimos descubrimientos demuestran todo lo contrario, son los lugares más exóticos del sistema solar. Mundos activos y dinámicos donde encontramos los volcanes más activos, los géiseres más altos, mundos helados, atmósferas tóxicas y turbulentas, los cráteres más profundos y, quizá, la vida.

Son más de 170 cuerpos y aún siendo más pequeños que el planeta al que orbitan, dos de ellos superan en tamaño a Mercurio y ocho son mayores que Plutón, compitiendo también en tamaño algunas con Marte. Nuestra luna es la 5ª más grande del sistema solar.

Todos los planetas menos dos (Venus y Mercurio), tienen satélites naturales. La Tierra tiene la Luna y Marte tiene dos. El resto de planetas, los llamados “gigantes gaseosos”, por carecer de superficie sólida, cuentan con numerosas lunas: Júpiter y Saturno son los que más lunas poseen, 63 y 60 respectivamente, luego más alejados del Sol están Urano y Neptuno con 27 y 13 lunas.

Cuándo

Una de las preguntas eternas del ser humano es “cuándo”, ¿cuándo empezó todo? ¿cuándo se formó nuestra galaxia nuestro sol y nuestra Tierra? ¿cuándo surgió la vida? ¿cuándo aparecimos nosotros?… En el último siglo han sido muchos los estudios científicos que han ido respondiendo algunas de estas preguntas.

Ya que para la mayoría de la gente es difícil manejar medidas de tiempo de millones y miles de millones de años, vamos a imaginarnos un “Calendario Cósmico” para contar esta “gran historia”.

Supongamos que el Calendario Cósmico representa toda la historia del universo en 1 año. Por lo que 1 mes de nuestro calendario cósmico equivale a 1150 millones de años, 1 día equivale aproximadamente a 40 millones de años y 1 segundo dentro del calendario cósmico corresponde a casi 500 años.

El 1 de Enero tuvo lugar el Big Bang, una gran explosión que creó la materia la energía, y el tiempo y el espacio, y poco después se formaron los primeros átomos y la luz. Pero no fue hasta el mes de Mayo cuando se formó la galaxia donde residimos (la Vía Láctea), las primeras estrellas y durante los meses de Junio, Julio y Agosto los primeros sistemas planetarios. El Sol y la Tierra nacieron en Septiembre y poco después la vida.

En Nochebuena los dinosaurios empezaron a poblar la Tierra y el 29 de Diciembre chocó con nuestro planeta el meteorito que provocó su extinción.

No es hasta noche vieja cuando comienza la historia humana, que cabría toda ella en los últimos minutos del año:
A las 22:30h. los primeros humanos pusieron pie en la superficie terrestre y a las 23:46h. cuando dominaron el fuego. Mas tarde, sobre las 23 horas 59 minutos y 20 segundos, el hombre usaba ya herramientas, la agricultura y la ganadería, y 15 segundos después nacieron las grandes ciudades.

Todos los hechos que están escritos en los libros, se encuentran en los últimos 10 segundos del año de nuestro calendario cósmico, como por ejemplo el que Colón descubriera las Américas, a las 23:59 y 59 segundos.

Acabamos de aparecer en este viejo universo de mas de 13 mil millones de años, somos el fruto de su evolución, en nuestras manos está el poder de realzar la vida y descubrirlo, o elegir el camino hacia nuestra autodestrucción.
Lo que suceda el primer segundo del próximo calendario cósmico, dependerá de la inteligencia humana, y de nuestro conocimiento del universo.

La Luna

Es el cuerpo celeste más próximo a La Tierra. Al contrario que otros planetas del sistema solar como por ejemplo Júpiter que tiene 62, nosotros solo tenemos un satélite natural. Además nuestra Luna es la más grande en comparación al planeta al que órbita ya que tiene un tamaño de casi un tercio del de La Tierra, su extensión es como la de todo el continente americano. Esto y su baja densidad hace que en la Luna la fuerza de la gravedad sea 6 veces mas débil que la de La Tierra, por lo tanto en la superficie lunar nuestro peso sería 6 veces menor.

De ella nos separan una media de 384.400 km. A pesar de esta distancia, la fuerza de la gravedad que ejerce sobre La Tierra provoca las mareas, y es la causante de que el eje de rotación de La Tierra tenga siempre la misma inclinación y esto a su vez repercute sobre el clima en La Tierra por lo que posiblemente sin ella no hubiese surgido la vida en nuestro planeta tal y como hoy la conocemos.

Cuando nació la Luna los días en La Tierra eran de tan solo 15 horas y la Luna desde nuestro planeta se veía mucho más grande debido a que estaba mas cerca. Desde su formación se ha ido alejando cada vez más de nosotros a razón de 3cm por año. En la actualidad el tamaño aparente de la Luna desde nuestras casas es igual al del Sol por eso tenemos eclipse totales de Sol.

Se cree que la Luna se formó hace 4500 millones de años producto de la colisión entre La Tierra y un antiguo planeta situado entre La Tierra y Marte que los científicos llaman Orfeo. Este planeta pasaba en algún punto de su órbita alrededor del Sol muy cerca de La Tierra y terminó chocando con ella. En esta colisión la mayor parte de La Tierra y Orfeo se fundieron en un único cuerpo y algunos restos de material salieron disparados al espacio quedando en órbita alrededor de la nueva Tierra formando un anillo de escombros como el de Saturno. Posteriormente este material fue agrupándose para formar la luna.
Simulaciones por ordenador sobre este cataclismo, similitudes y diferencias en la composición de la Luna y La Tierra y otras características apoyan esta teoría, y teniendo en cuenta que este tipo de accidente fue común en los principios de la formación del sistema solar, se admite como la teoría mas aceptada hoy en día.

La superficie lunar está compuesta por rocas y polvo de minerales similares a los de la superficie terrestre, pero carece de agua y no es capaz de sostener una atmósfera debido a su débil fuerza de gravedad. Está plagada de cráteres que forman cordilleras y pequeños valles, la mayoría de una antigüedad de 4500 a 3800 millones de años y de un tamaño de centímetros hasta varias centenas de km, provocados por el incesante bombardeo de otros cuerpos menores. Los impactos más potentes formaron gigantescos cráteres que hicieron manar lava del interior lunar y al enfriarse formó unas llanuras que hoy llamamos “mares”. Hoy en día este bombardeo, aunque muchísimo menor, continua, y astrónomos profesionales y amateurs llegan a observarlos desde La Tierra.
El cielo en la luna es de un negro terciopelo al no existir aire y esto provoca que las sombras proyectadas en su superficie, como por ejemplo la de un astronauta paseando por ella o el interior de algun cráter, sean más negras que en La Tierra y totalmente oscuras al no existir aire que disperse la luz solar.

Un día en la Luna dura algo mas de 27 días terrestres, el mismo tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor de La Tierra. El que tarde el mismo tiempo en dar una vuelta sobre si misma que en dar una vuelta a La Tierra es la causa de que siempre nos muestre la misma cara. La temperatura por el día en la Luna es de 130ºC y por la noche -150ºC.

Dependiendo de como sea la alineación sol-tierra-luna, la superficie lunar desde La Tierra se ve iluminada de distinta manera. Si los tres astros están alineados formando una recta de esta forma sol-luna-tierra, no veremos la superficie lunar iluminada, a esto se llama luna nueva. Si la alineación sol-tierra-luna forma un ángulo recto veremos la mitad de la superficie lunar iluminada y la otra mitad sin iluminar, a esto se le llama cuarto menguante y cuarto creciente. Si la alineación es la siguiente, sol-tierra-luna, veremos la luna totalmente iluminada, esto es luna llena. A todo esto se le llama ciclo lunar.
Hay veces que cuando La Tierra está en medio del Sol y la Luna, la Luna pasa justo por la sombra que proyecta nuestro planeta, provocando que por unas pocas horas parte o la totalidad de la Luna quede sin iluminar. A esto lo llamamos eclipse de luna. Cuando la Luna se interpone entre nosotros y el Sol tapándolo total o parcialmente se produce
n los eclipse de sol. El plano de la órbita terrestre (camino que recorre nuestro planeta por el espacio) y el plano de la órbita lunar no coinciden, ya que tienen cierta inclinación el uno del otro, es por eso que no tenemos eclipses todos los ciclos lunares.El hombre siempre ha soñado con viajar a la Luna pero no fue hasta Julio de 1969 cuando después de un viaje de 3 días se puso un pie en su superficie. Seis misiones han sido las que han alunizado llevando 12 hombres en total a pasear, realizar experimentos y recoger muestras de polvo y roca lunar que posteriormente han sido analizadas y estudiadas por científicos de todo el mundo.

Nuestro satélite es el objetivo de futuras misiones espaciales, e incluso la NASA se ha atrevido a ponerle fecha para hacer que un hombre vuelva a pisarla, 2020. Se pretende crear una estación permanente allí y explorarla para buscar posible agua congelada en el interior de los cráteres del polo norte lunar, donde nunca llega la luz del Sol. De encontrarse agua en la Luna, esta valdría tres veces su peso en oro, y descomponiéndola en hidrógeno y oxigeno serviría de combustible para naves espaciales, y vital para la larga estancia de astronautas. Sin duda, es nuestro primer paso en la conquista del sistema solar.

Planetas II

El mes pasado hablábamos de qué era un planeta, y para hacernos la idea de las distancias que los separan unos de otros, los colocamos a todos repartidos por un campo de fútbol, con distancias a escala. Los más próximos al Sol eran Mercurio, Venus, La Tierra y Marte, y todos ellos quedaban dentro del círculo central del campo de fútbol y muy próximos al punto central. A este grupo de planetas se les llama planetas rocosos porque tienen una superficie sólida.

Después de estos planetas rocosos y más alejados del Sol hay otro grupo de planetas, los gigantes gaseosos, que no poseen una superficie sólida.

Júpiter es el más grande de los planetas que orbitan al Sol, se encuentra a 630 millones de km de nosotros, se situaría casi fuera del círculo central del campo de fútbol. Es una bola gigante de gas en la que dentro cabrían mil planetas Tierra. Está compuesto por hidrógeno y helio, y si fuera un poco más grande se hubiese “encendido” convirtiéndose en una estrella, más pequeña que el Sol, y por lo tanto tendríamos hoy dos soles.

Saturno es más bonito de ver con un telescopio, está fuera ya del círculo central del campo de fútbol a 1300 millones de km, tiene unos anillos formados por trozos de escombros tan grandes como un coche o una casa, posiblemente restos de la colisión de antiguas lunas.

Urano está a 2700 millones de km, casi dentro del área grande de la portería, una bola perfectamente lisa sin detalles en su superficie de un color azul verdoso que parece irreal en el negro fondo del espacio. Es el único planeta cuyo eje de rotación está totalmente horizontal, por lo tanto la mitad de su año es de día en el hemisferio norte y de noche en el sur, y la otra mitad del año viceversa. Urano también tiene anillos pero mucho más finos y oscuros que Saturno y apenas son visibles, y tiene muchas lunas que giran rapidísimo a su alrededor a lo loco y que podrían colisionar entre si y convertirse en nuevos anillos para Urano de aquí a pocos millones de años.

Neptuno, el objeto más alejado del Sol al que podemos llamarle planeta. Está en el punto de penalti, a 4300 millones de km de nuestra casa. Es una bola azul en la que aparecen y desaparecen sin previo aviso zonas oscuras en su atmósfera, tormentas del tamaño de nuestro planeta Tierra.

Planetas I

¿Qué es un planeta? Para que un cuerpo celeste se le pueda llamar planeta debe cumplir tres requisitos:
1. dar vueltas (orbitar) alrededor del Sol.
2. tener forma esférica.
3. haber limpiado su orbita de otros cuerpos mas pequeños. Es decir, que el camino por el que se desplaza alrededor del Sol no puede estar ocupado por ningún otro cuerpo celeste.

Este último punto de la definición de planeta fue el que hizo que a Plutón se le quitara la categoría de planeta. Plutón se desplaza alrededor del Sol por un camino plagado de asteroides, incluso casi invade el camino de otro planeta, Neptuno.

El Sol tiene 8 planetas girando a su alrededor: Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. A este conjunto se le llama Sistema Solar y se formó hace 4.600 Millones de años a partir de un disco gigantesco de gas y polvo. El Sol quedó en el centro y los planetas girando alrededor de él.

Para hacernos una idea más familiar del tamaño de estos planetas y las distancias que los separan, vamos a reducir el gigantesco Sistema Solar a escala de un campo de fútbol. En el punto central del campo estaría el Sol y tendría el tamaño de un garbanzo, el resto de planetas estarían repartidos por el resto del campo y tendrían el tamaño una cabeza de alfiler.

Mercurio, es el más próximo al Sol. Más alejados del Sol y en este orden están Venus, La Tierra y Marte. Todos ellos estarían dentro del circulo central del campo de fútbol y muy próximos al punto central. A este grupo de planetas se les llama también “planetas rocosos” por poseer una superficie sólida.

Venus, el mas cercano a nosotros, a más de 40 millones de km., es el objeto más brillante en el cielo después de la Luna y, junto a Mercurio, se puede ver como un punto luminoso justo antes del amanecer o al anochecer.

La Tierra a 150 millones de Kms del Sol, es el tercer planeta rocoso.

Marte, el segundo planeta mas cercano a La Tierra a casi 80 millones de km., es el más parecido a ella, y estos meses es observable en el cielo como un punto no muy luminoso pero si con un característico tono rojizo.

El mes que viene continuaremos con la segunda entrega “planetaria” Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, “gigantes gaseosos” y veremos el lugar que ocupan en nuestro “campo de fútbol”