Archivo del Autor: cidam

Eventos astronómicos 2017 que no te debes perder

1. La lluvia de estperseidasrellas de las Cuadrántidas

Tan solo al empezar el año 2017, entre el 3 y el 4 de enero, seremos testigos de la primera lluvia de estrellas del año: Las Cuadrántidas. Dicha lluvia de estrellas se producirá gracias a los “escombros” de la cola del asteroide 2003 EH1. Cuando sus restos toquen la atmósfera terrestre, se quemarán, formando las típicas estrellas fugaces.

La lluvia de estrellas de las Cuadrántidas se verá mejor desde el hemisferio norte, justo por la zona de la constelación de la Osa Mayor. En esas fechas la Luna no será muy brillante y nos dejará ver hasta 100 estrellas fugaces por hora.

2. Juno explorará Júpiter

Aunque Juno llegó a la órbita de Júpiter el pasado 4 de julio de 2016, y ya ha empezado a revelarnos algunos de los secretos del planeta más grande de nuestro Sistema Solar, la misión Juno pretende explorar el planeta hasta 37 veces.

Poco a poco Juno está entrando en los cinturones de radiación de Júpiter, teniendo como objetivo quedar a tan solo 5.000 km de altura, pudiendo así analizar la composición química y la estructura de Júpiter, con unos grandísimos primeros planos de la superficie del planeta

3. Las pruebas de lanzamiento de SpaceX continuarán

 

SpaceX ya hizo historia este mismo año 2016 al ser capaz de aterrizar su cohete Falcon 9 tras haber lanzado satélites al espacio. Por desgracia, dicho cohete acabó explotando en la plataforma de lanzamiento en uno de tantos intentos, algo que en su momento fue preocupante teniendo en cuenta que se estaba vislumbrando la posibilidad de usarlo para mandar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Aún así, se espera que SpaceX continue su andadura durante 2017 con nuevas pruebas de lanzamiento, comprobando así que han sido capaces de solucionar el problema de la explosión.

Si finalmente se confirma que SpaceX es capaz de usar cohetes reutilizables, en lugar de desecharlos como se suele hacer, podría ser el inicio de una nueva era de viajes espaciales mucho más baratos. Esperemos que tengan suerte, pues todos recordamos con ilusión aquel día en el que la empresa consiguió aterrizar su cohete reutilizable en una barcaza en medio del océano.

4. El Gran Eclipse Americano

Si nos adentramos un poco más en el año 2017, concretamente en el día 21 del mes de agosto, tendremos la suerte de ver un eclipse solar total (la Luna cubrirá por completo el Sol). Por desgracia, donde mejor podrá verse será en la zona de Estados Unidos.

La NASA ha creado para la ocasión un modelo del eclipse y la trayectoria que llevará acabo la Luna. Además, también ha creado una web donde se describen las mejores ubicaciones para observar esta maravilla de la naturaleza.

5. La misión TESS, en busca de exoplanetas

Aunque muchos ya conoceréis la famosa nave espacial Kepler, responsable del descubrimiento de miles de mundos fuera del Sistema Solar (también conocidos como exoplanetas), en 2017 llegará una nueva misión sucesora con el mismo objetivo: La misión TESS.

Con esta nueva misión se esperan encontrar hasta 500 exoplanetas similares a la Tierra buscando entre 200.000 estrellas.

Estos nuevos mundos serán más cercanos que los descubiertos por la misión Kepler, por lo que se espera poder medir con mayor precisión la composición de su atmósfera y saber si las condiciones serían favorables para la vida tal y como la conocemos.

6. China volverá a la Luna en 2017

Desde la lejana China nos llegan noticias que suenan a nostalgia: El próximo objetivo de la carrera espacial de China es llegar a la Luna para recoger muestras, y volver.

De hecho, ya hay una misión no tripulada para la ocasión, la Chang’e 5, cuyo objetivo es recoger hasta 2 kg de restos lunares y traerlos a la Tierra. Si la misión tiene éxito, este viaje espacial hacia nuestro satélite natural será el primero que traerá materiales de la Luna desde que el Apolo 17 volvió hace 45 años a la Tierra.

7. Cassini finalizará su misión en Saturno

El próximo 15 de septiembre de 2017, la conocidísima sonda espacial Cassini tendrá un abrupto final similar a sus congéneres en otros planetas: Acabará su misión, tras casi dos décadas de datos, quemándose sobre la atmósfera del gigante Saturno.

A finales de 2016 la sonda Cassini empezó su parte final de la misión, orbitando los anillos interiores de Saturno, una región jamás explorada hasta la fecha.

Con este dantesco final, se espera que la atmósfera de Saturno queme tanto a Cassini como los posibles microbios resistentes que contenga nuestra sonda terrestre, los cuales podrían contaminar las lunas de Encélado y Titán, potencialmente habitables según los últimos estudios al respecto.

8. La lluvia de estrellas de las Gemínidas

Finalmente, y como ya sucedió hace poco durante este mismo año 2016, en diciembre de 2017 (a partir del 13 de diciembre) volveremos a ser testigos de la lluvia de estrellas de las Gemínidas, procedentes del asteroide 3200 Faetón.

Por suerte, esta lluvia de estrellas será visible desde la mayor parte de la Tierra si miramos hacia la constelación Géminis, y además tendremos Luna Nueva por esas fechas, por lo que la noche será suficientemente oscura para poder ver hasta 120 estrellas fugaces por hora. Será uno de los eventos astronómicos con los que finalizaremos el año.

 

fuente original: http://www.omicrono.com/

Sábado 13, observamos las Gemínidas

Observación de la lluvia de estrellas de las Gemínidas

GEMINIDAS

Gemínidas. Créditos NASA.

Las Gemínidas son una lluvia de meteoros que tiene su máximo a mediados del mes de Diciembre. Este su máximo ocurrirá en la noche del 13 al 14 de Diciembre y con Luna menguante, por lo que las condiciones son bastante favorables para su observación.

Cometa ISON

Cometa ISON. Créditos NASA.

Está producida por un cuerpo bastante inusual. Mientras que las lluvias de meteoros ese originan a causa de la entrada en la atmósfera de las partículas de polvo que dejan los cometas a lo largo de su viaje, esta lluvia de estrellas está producida por un cuerpo que parece más un asteroide que un cometa. Se trata del 3200 Faetón, descubierto en 1983 en las imágenes del IRAS, un telescopio espacial cuya misión fue observar el universo en longitudes de onda infrarrojas. De hecho, Faetón fue el primer asteroide descubierto desde un satélite.
Para poder observar esta “lluvia” realizaremos en CIDAM una observación la noche del próximo día 13 de Diciembre a partir de las 21h en el merendero del Hondón de las Nieves. Os recomendamos que vengáis con ropa abrigada puesto que las temperaturas serán bastante bajas. Si necesitas indicaciones: info@cidam.es

Observación de meteoros en Radio.

Observar a simple vista las lluvias de meteoros es sin duda todo un placer, aunque breve. Una forma de “atrapar” este fenómeno sería fotografiar las estrellas fugaces. Es posible tomar imágenes de los rastros de meteoros al quemarse en las capas altas de la atmósfera entre los 80 y 120Km.

Sin embargo , también se produce otro fenómeno que es observable: el rastro de un meteoro al vaporizarse genera una cola de iones metálicos que permiten reflejar las ondas de radio. El fenómeno es fugaz y rápidamente esta nube de iones pierden densidad y por lo tanto dejan de comportarse como reflector de radio. Dependiendo del tamaño de los meteoros, su velocidad y su ángulo, las reflexiones de señales de radio se producen con mayor o menor intensidad.

Los radioaficionados utilizamos este fenómeno para realizar contactos entre estaciones hasta los 2500Km. No se pueden utilizar transmisiones de voz, sino modos digitales en los que un software específico genera tramas de datos suficientemente rápidas para utilizar estos fugaces rebotes.

En España tenemos la suerte de contar con un radar muy potente situado en Francia. El radar de Graves emite en 143.050MHz y sus ecos se utilizan para determinar las órbitas de satélites de órbita baja (LEO). La gran potencia con que transmite genera reflexiones en las colas de meteoros vaporizados entre España y Francia siendo fácilmente recibidas aquí. Por lo tanto es ideal para monitorizar la actividad en lluvias de meteoros, independientemente de la hora.

En este vídeo de un minuto se concentran varios “pings” de meteoros pequeños y un par de ellos mas grandes. El audio del receptor se pasa al programa Spectrum Lab y nos muestra un espectrograma de la señal en función de la frecuencia (eje horizontal) tiempo (desplazamiento vertical) e intensidad de la señal (por colores). Se puede observar que los pings mas fuertes presentan también desplazamientos en frecuencia que son producidas por efecto doppler. El sonido que se extrae de estas reflexiones es muy curioso y en algunas ocasiones resulta impresionante cuando las piedras son realmente grandes.

Este audio fue grabado en la lluvia de Perseidas de 2013 por Maxi Aguado, EA5CV en Elda.

Este otro vídeo es una señal grabada en el AstroTus 2014 por Luis Fernández Cormenzana Astrónomos preparados...(EA5DOM) con la antena que aparece en la foto y un receptor de TDT USB con el que se pueden recibir muchas otras cosas por muy poco dinero.
Se trata del eco del radar Graves en la ISS durante un pase muy favorable en el que la orbita de la ISS pasaba entre Graves y Tus, produciendo un eco muy fuerte del radar.

 Artículo publicado por Luis Fernández Cormenzana EA5DOM

ASTROTUS 2014, astronomía, aventura y cultura en el Valle de Tus.

IMG-20140728-WA0000ASTROTUS 2014

Un año más tuvimos nuestra salida veraniega de observación en cielo oscuro al Valle de Tus, alojados por nuestro amigo Juanfa y familia, en su estupenda casa rural situada en plena ventana al universo junto a los Calares del Mundo.

Equipos preparados

Equipos preparados

Finalmente nos reunimos 34 amigos, astrónomos veteranos, noveles y otros que recibirían su bautismo estelar. Como es costumbre en esta escapada veraniega, simultaneamos la observación nocturna, con un montón de actividades de aventura, ocio y cultura… senderismo, subida a los calares guiados por Juanfa, un poco de espeleología, explicaciones de geología por Nahum, la historia de las refriegas entre moros y cristianos en esta zona fronteriza durante el medievo por Andrés, ascenso muy refrescante del curso del río Tus, charla de astronomía por Jose Ángel…. leer más.

Y el universo se mostró... M16, la nebulosa del Águila

Y el universo se mostró… M16, la nebulosa del Águila

Uno de los culpables, listo para preparados para los Flats

Uno de los culpables, listo para preparar los Flats

CIDAM en Semana de la Ciencia de Aspe

Por segundo año colaboramos con los representantes de diversos colectivos científicos englobados en la plataforma @aspecientífico junto con otros entusiastas y profesionales de varias disciplinas para organizar la Semana de la Ciencia, promovida por el Ayuntamiento de Aspe.

CIDAM estaremos presentes con cuatro eventos:

  1. Videoconferencia en los institutos de Aspe: Vulcanismo en el Sistema Solar, impartida por Nahum Chazarra, día 23 a las 10:00 h. También se retransmitirá por Youtube en modo público (si estás interesado solicítanos enlace).
  2. Observación astronómica el viernes 25 a las 21:00 en el Castillo del Rio
  3. Taller BE A BLACK HOLE, MY FRIEND. Conviertete en un agujero negro y engulle el Universo.
  4. Stand en Feria Científica de Aspe (FCA)

Semana_de_Ciencia_Naturaleza_2
cartel FCA

Dos satélites (y un mismo destino)

No os asustéis, no vamos a hablaros hoy de la canción de ningún triunfito, sino de dos satélites que sufrieron un destino similar y que hoy día van girando sobre si mismos de una manera descontrolada provocando que cuando los vemos desde la Tierra aparezcan como puntos que brillan de una manera intermitente, a veces provocando fogonazos de luz similares a los que provocan los satélites de la constelación Iridium. Hablamos de los satélites ARGOS (Departamento de Defensa de E.E.U.U.) y ALOS (JAXA), lanzados en 1999 y 2006 respectivamente. La pasada noche los fotografiamos e identificamos en CIDAM.

Fig 1. Satélite ARGOS. Rockwell Aerospace.Fig 1. Satélite ARGOS. Rockwell Aerospace.

ARGOS se lanzó en Febrero de 1999 con distintos objetivos, entre ellos la observación en el ultravioleta y rayos X pero también para probar diferentes tecnologías, entre ellas la propulsión iónica, siendo entonces el motor más potente existente hasta la fecha, y que tuvo un coste total de 217 millones de dólares incluyendo las operaciones. Con una misión de 3 años, extendida hasta el momento que falló por la avería de sus sistemas de control de orientación que provocaron una rotación sin control, se dio por finalizada su misión el 31 de Julio de 2003.

Fig 2. Satélite ALOS. Obsérvese el tamaño del panel solar, seguramente responsable de la asimetría en el brillo observado. JAXA.Fig 2. Satélite ALOS. Obsérvese el tamaño del panel solar, seguramente responsable de la asimetría en el brillo observado. JAXA.

ALOS, también llamado Daichi, fue lanzado en Enero de 2006 y es un satélite cuya misión fue la monitorización de desastres y la cobertura de imágenes de satélite en la zona de Asia y el Pacífico. El 21 de Abril de 2011 el satélite se puso en modo de ahorro de energía por el deterioro de sus generadores, quizás provocado por meteoroides que habrían impactado contra el satélite. El 12 de Mayo de 2011 se mandó un comando para desconectar sus baterías, por lo que después de esto quedaría sin control y comenzaría a rotar al dejar de funcionar sus sistemas de control de orientación.

¿Y qué es lo que brilla de los satélites artificiales? Los satélites no tienen luz propia, sino que lo que hacen es reflejar la luz del Sol sobre su superficie y sobre sus paneles solares. Dependiendo de su tamaño, la distancia a ellos y el ángulo entre el Sol, el satélite y nosotros podemos observarlos como puntos brillantes que se mueven por el cielo hasta que o son ocultados por la sombra de la Tierra o el ángulo no es favorable para que los veamos iluminados. ¿Y porque algunos, como estos dos, parecen parpadear?. Pues bien, eso se debe normalmente a la rotación de los objetos que va cambiando el ángulo relativo entre nosotros, sus superficies reflectantes y el Sol, de tal manera que mientras pasan por nosotros, la rotación propia del satélite provoca estas intermitencias.

Pues bien, anoche día 12, justo al dar las 00:00 pudimos observar un pase simultáneo de estos dos satélites mientras observábamos las Perseidas desde el lugar de observación del Hondón de las Nieves. Al principio nos costó identificar qué satélites fueron los que vimos puesto que las herramientas de predicción les daban una magnitud mucho más baja de la que tuvieron, pero esto se debe a que en el cálculo no se contemplaba la rotación de la propia nave (algo normal cuando la rotación es totalmente descontrolada).

Afortunadamente, estábamos tomando imágenes con dos cámaras y pudimos realizar las dos animaciones que os mostramos a continuación:

Fig 3. Pase del satélite ALOS.Fig 3. Pase del satélite ALOS.

Fig 4. Pase de los satélites ALOS y ARGOS.Fig 4. Pase de los satélites ALOS y ARGOS.

fig 5Fig 5. En esta imagen se puede ver la pista seguida en el cielo por los satélites, en rojo la del satélite ALOS y en amarillo la del ARGOS, junto con la constelación de la Corona Boreal, el Boyero y la Osa Mayor, de izquierda a derecha respectivamente.

Como recomendación, si os apetece observar algún satélite o la misma estación espacial, hay un par de herramientas en internet como Heavens Above o CalSky con la que podréis calcular cuando son visibles alguno de los objetos desde donde queráis. Gracias al uso de estas dos webs fuimos capaces de localizar que satélites fueron los que observamos la pasada noche.

Redacta: @nchazarra
Fotografía: @xpaspas @nchazarra
Apoyo técnico: @DarkSapiens @exoplaneto @jac9000 @kristin_365 @rmg27111 @asiangie @coque_41

 

Venus, el lucero del alba

O también conocido como el “Lucero Vespertino”, es decir, la estrella de la tarde o la estrella de la mañana (el alba)… pero ¿nunca se ha preguntado el porqué de este nombre? Pues Venus, que no es una estrella sino un planeta, recibe esta denominación porque siempre luce acompañando al sol cuando éste se oculta o bien cuando el Sol sale al amanecer. Por tanto siempre lo observaremos en el camino o línea imaginaria que traza el astro rey en su recorrido diario de E a O pero situado inmediatamente detrás de él, durante el ocaso o por delante, durante el amanecer. ¿La causa? que la órbita de Venus está situada entre el Sol y la Tierra. Así, al estar más cerca del Sol que nuestro planeta, si queremos observarlo tenemos que dirigir la mirada hacia el entorno de nuestra estrella.

Venus recibe su nombre en honor a la diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad. Es todo él un planeta muy femenino dado que todos (menos uno) los accidentes geográficos de su superficie rocosa reciben nombre de mujeres históricas o míticas.

Pero lejos de hacer honor a su nombre, que relacionamos con el paradigma ideal de la belleza femenina y símbolo de la atracción sexual, este planeta presenta un ambiente hostil: la temperatura roza los 500 grados debido a un potente efecto invernadero, sus nubes están compuestas por ácido sulfúrico y dióxido de azufre. La presión en su superficie alcanza las 90 atmósferas terrestres, similar a la que notaríamos si estuviésemos a 900 metros bajo el mar. Los huracanes más violentos de la Tierra son insignificantes comparados con los que se dan en las capas altas de la atmósfera venusiana (más correctamente “venérea”), sin embargo, en las capas inferiores el aire es tan denso que casi no se movería ni una leve brisa.

Y un elemento más que lo hace singular… gira al revés. Todos los planetas lo hacen de Oeste a Este. Venus lo hace en sentido contrario por lo que, si nos encontráramos en su superficie, veríamos el Sol salir por el Oeste y ponerse por el Este durante el día venusiano que dura, por cierto, 8 meses.

Obsérvelo durante estas noches de invierno, alto sobre el horizonte Oeste, al atardecer, luminoso como ningún astro de la noche, tan hermoso en nuestro cielo y a la vez tan imposible para el ser humano. Venus.

Júpiter, el señor de los vientos

¿Se ha fijado en dos astros muy brillantes al atardecer que lucen hacia el Oeste bastante juntos? Son Júpiter y Venus. Durante estos días de final de noviembre y principios de diciembre podemos contemplarlos poniéndose por el horizonte, siguiendo al Sol. Este mes hablaremos de Júpiter, ya que no lo veremos de nuevo hasta el próximo agosto.

Júpiter es el mayor planeta del Sistema Solar. Su masa es dos veces y media la de todos los demás planetas juntos y dentro cabrían 1320 planetas como la Tierra. Su temperatura media es de -108ºC.

Este gigante posee un pequeño núcleo sólido mezcla de varios elementos bajo una inmensa bola de hidrógeno líquido y todo ello rodeado de gas hidrógeno y helio.

El año en Júpiter dura 12 años terrestres y un día en Júpiter dura menos de 10h. Está permanentemente cubierto de nubes formadas por compuestos de amoníaco, que se organizan en bandas de diferente latitud debido a la rápida rotación del planeta. Éstas se subdividen en zonas claras y cinturones más oscuros, cuya mutua interacción produce turbulencias y tormentas. Son comunes los vientos de más de 300 km/h en estas zonas, que además cambian ligeramente de color, anchura e intensidad de año a año.

Quizás la más famosa característica del planeta sea la “gran mancha roja”, que consiste en una tormenta anticiclónica que perdura desde hace varios siglos y podría ser permanente dada su estabilidad. Rota en sentido antihorario, en un período de unos seis días y su tamaño es tan grande como el de tres planetas como la Tierra.

Con al menos 63 satélites, Júpiter es como un sistema solar en miniatura. Aunque muchos de ellos tienen menos de 10 km y son posiblemente asteroides capturados, cuatro de sus lunas destacan sobre las demás: los satélites galileanos. Éstos son Ío, el cuerpo más volcánico del sistema solar, con constantes erupciones de azufre; Europa, cubierta de hielo y con un océano de agua bajo su superficie; Ganímedes, la luna joviana más grande, mayor incluso que Mercurio; y Calisto, uno de los cuerpos con más cráteres conocido. Estas dos últimas lunas también podrían contener océanos de agua salada en su interior.

Júpiter también posee un tenue sistema de anillos y un campo magnético 14 veces más fuerte que el terrestre. Si pudiera verse desde la Tierra, ocuparía un tamaño en el cielo equivalente al de la Luna llena. Al igual que en la Tierra, el viento solar al chocar con la magnetosfera de Júpiter provoca auroras en los polos del planeta.

Planetas extrasolares

¿Existen planetas alrededor de otras estrellas? Esta pregunta permaneció sin respuesta hasta hace apenas unos años. En 1995, se descubrió el primer planeta extrasolar alrededor de una estrella de secuencia principal: 51 Pegasi. Pero éste no fue observado directamente, ya que desde la distancia a la que nos encontramos, está tan cerca de su estrella y brilla tan poco que la luz de ésta lo oculta completamente. Sin embargo, se puede observar cómo la gravedad de uno afecta al otro: al igual que un lanzador de martillo cuando da vueltas, la estrella describe un pequeño movimiento circular, girando los dos alrededor de un punto intermedio, más cercano al que más masa posee. Si la estrella en su bamboleo se acerca y aleja repetidamente de la Tierra, su luz al descomponerla en colores se desplazará hacia el azul y hacia el rojo respectivamente, siguiendo un ciclo (como cuando una sirena es más aguda al acercarse y más grave al alejarse). Así es como se detectan actualmente la mayor parte de planetas extrasolares. Otro método, para estrellas más cercanas, consiste en observar directamente el movimiento de la estrella en el cielo al oscilar, o si el planeta pasa justo entre la estrella y nosotros, puede detectarse la disminución de la luz de ésta durante el tránsito (eclipse). Un método más moderno mide el efecto de lente que produce la gravedad del planeta y la estrella en la luz de otra situada justo detrás cuando los tres se alinean. También es posible localizarlos en discos de polvo alrededor de estrellas jóvenes, cuando estos planetas aún ese están formando.

Los primeros planetas descubiertos sorprendieron a los científicos: eran gigantes gaseosos que orbitaban  sus estrellas a distancias muy pequeñas, y tardaban pocos días en completar el recorrido, haciendo poco probable la existencia de vida en ellos. ¿Era nuestro Sistema Solar una rareza? Conforme fueron mejorando las técnicas se vio que no. Los planetas descubiertos son los que mayores perturbaciones provocaban en su estrella, y por tanto los más fáciles de detectar.

Con la mejora de resolución se han descubierto sistemas múltiples, así como de cuerpos cada vez más pequeños, llegando a poseer unas pocas veces la masa de la Tierra (las llamadas súper Tierras). Ya se han descubierto más de 300 planetas extrasolares. Se espera que con nuevas misiones espaciales, o con la construcción de gigantescos telescopios terrestres ya en proyecto, se puedan descubrir planetas como el nuestro, y tal vez candidatos a soportar vida.

Nombres de las estrellas

Seguramente, más de una vez nos habremos preguntado de dónde proceden los nombres de las estrellas.
La mayoría de los nombres, como Aldebarán, Deneb, Rigel, Betelgeuse, Algol, etc. proceden de los árabes, grandes conocedores de la astronomía. Pero también los griegos nombraron muchas estrellas, como por ejemplo Polaris, Arturo, Las Pléyades, Procyon, etc.
Muchos años después, y como la cantidad de estrellas era inmensa, los astrónomos pensaron en idear otro sistema para facilitar la identificación de todas las estrellas.

El astrónomo alemán Johannes Bayer, publicó en 1603 un atlas con mapas estelares donde constaban las estrellas de cada constelación, acompañadas de letras del alfabeto griego, seguidas del genitivo del nombre de la constelación a la que correspondía, en latín.
Johannes Bayer, las catalogó por orden de su brillo, dentro de cada constelación. Así pues, nombró “alfa” a la estrella con mas brillo, “beta” a la siguiente en brillo, “gamma” a la que le seguía y así de forma sucesiva. Pronto se dio cuenta de que esta nomenclatura le sería insuficiente, porque el alfabeto griego sólo dispone de 24 letras y por término medio, cada constelación se componía de unas 70 estrellas. No tuvo otra opción que complicar éste método, añadiendo letras minúsculas latinas a cada estrella.

Pero no pasaron muchos años, cuando tras la invención del telescopio, hacia 1609, quedó demostrada la existencia mucho mayor de estrellas y, lógicamente, entre la comunidad astronómica de la época, se volvió a plantear una nueva denominación estelar.
No tardó mucho en aparecer un nuevo catálogo, obra del astrónomo inglés John Flamsteed que con ayudade un telescopio, publicó su obra Historia Coelestis Britannica. Flamsteed cambió de sistema, y puso números en lugar de las letras griegas y latinas. A cada estrella, según el orden en que llegaba al meridiano, le asignó un número.

En la medida en que, actualmente, se ha perfeccionado la construcción de telescopios, han aparecido miles y millones de estrellas en cada constelación, por lo cual no solamente se distingue a las estrellas por su nombre, ni por sus letras y números, sino por sus coordenadas de AR (Ascensión Recta) y DEC (Declinación).
A pesar de ello, es bastante frecuente ver en planisferios y cartas celestes la denominación de las estrellas todavía usando las letras griegas, siguiendo el orden de su brillo.

Cúmulos estelares

Este mes, creemos necesario hacer hincapié en un tipo de astros que no son muy bien conocidos, pero que son de una espectacularidad impresionante: los cúmulos estelares.

Estos conjuntos de estrellas, son accesibles con prismáticos y telescopios de pequeño tamaño. Algunos también a simple vista.

¿Qué son? Se trata de condensaciones locales de estrellas unidas por fuerzas gravitacionales que aparecen en el cielo como concentraciones de puntos luminosos o, incluso, como tenues nebulosidades.

Según su estructura se subdividen en Cúmulos Abiertos y Cúmulos Globulares.

Los cúmulos abiertos se encuentran en el disco galáctico, zona donde también se sitúa nuestro sistema solar y donde todavía se están creando estrellas nuevas. Formados, generalmente, por estrellas jóvenes -pocas, no suelen pasar de cien- que han nacido de una misma nebulosa.

Los cúmulos globulares, se llaman así por su aspecto esférico, son agrupaciones de hasta un millón de estrellas muy próximas entre sí, con un núcleo tan compacto que en muchos casos resulta imposible, incluso con un potente telescopio, distinguir cada estrella separada de sus vecinas. Son objetos casi tan viejos como nuestra galaxia, unos 13.000 millones de años.

Mencionaremos algunos dignos de observar durante este final de invierno: ABIERTOS: M-52 en Casiopea, la constelación en forma de W, cerca del horizonte norte. M-34 en Perseo, un precioso doble cúmulo, se puede localizar un poco a la izquierda de Casiopea. M-45 Las famosas Pléyades, en Tauro, conocidas también como las 7 Hermanas o las 7 Cabrillas, un precioso racimo de zafiros a 450 años luz, compuesto por unas 500 estrellas, si bien a simple vista se reconocen 7-8 y con prismáticos algunas más. Cerca, en la misma constelación de Tauro, podemos distinguir Las Híades. Sus 80 estrellas distan de nosotros unos 150 años luz. M-35 es otro precioso cúmulo que podemos localizar a los pies de la figura de Los Gemelos (Gémini). M-36, 37 y 38 en Auriga. M-41 en Can Mayor, sus 100 estrellas se ven cerca de Sirio un lucero inconfundible. M-50 en Monoceros. Y M-44 en Cáncer, conocido como el Pesebre o la Colmena.
GLOBULARES: M-79 en Lepus (Liebre) a 40.000 a. l. se aleja de nosotros a unos 200 km/s. Lo veremos cerca del horizonte. Los globulares se empiezan a observar en mayor número a final de primavera, cuando el cielo nocturno está orientado hacia el centro de nuestra galaxia.

Astronomía para todos

El Centro de Investigación y Divulgación Astronómica del Mediterráneo, (CIDAM) nace de la entusiasta afición a la Astronomía, del afán por su divulgación y del estudio de los maravillosos fenómenos de nuestro universo, por parte de un grupo de astroaficionados repartido entre las poblaciones de Monóvar, Hondón de las Nieves, Murcia, Elche y Aspe.

En este espacio cedido por 30 días vamos a ir contando, mes a mes, las claves para ir descubriendo el espacio de una forma práctica.

A diferencia de otras ciencias, la astronomía no requiere para ser practicada grandes medios materiales sino que está al alcance de cualquiera que sienta la curiosidad de observar el cielo estrellado. Por ejemplo, a simple vista es posible descubrir cúmulos de estrellas recién nacidas, cometas, estrellas fugaces, distinguir los planetas, diferenciar los tipos de estrellas según su color/temperatura, eclipses de sol y luna, es posible también encontrar algunas galaxias como la galaxia de Andrómeda, tan cerca de la nuestra que es atraída por la fuerza de la atracción gravitatoria a 300 kms/seg lo que hará que colisione con nuestra galaxia en unos 4.500 millones de años…

Para empezar a practicar la astronomía de campo, hay unos cuantos consejos a seguir:

1º Ropa de abrigo, pues vamos a estar al aire libre, en pleno campo y con poca movilidad, además se requerirá buen calzado y no estará de más un gorro, pasamontañas, etc. para mantener la cabeza a temperatura normal.

2º Alimentos y bebidas calientes. Si vamos a estar unas horas mirando el cielo, nos irá muy bien unos frutos secos, bebida caliente como leche, café o chocolate, que nos ayudarán a soportar el frescor de la noche.

3º Linterna sencilla, que dé luz roja. Podemos construirnos una muy sencilla con un trozo de celofán rojo y sujetándolo con una goma elástica o cinta aislante.

4º Planisferios o mapas celestes, un libro de consulta y un cuaderno para anotar nuestras observaciones.

5º Unos prismáticos o un telescopio, aunque sea sencillo, también será de gran ayuda.

6º También es útil tener a mano una silla y una mesa plegables, donde reposar y dejar los mapas y demás objetos.

7º La compañía: esta afición se practica mejor en grupo. Busca la agrupación de astronomía más cercana. Con la nuestra se puede contactar en: infocidam@gmail.com

Cada época del año permite observar determinados objetos. En Diciembre Marte brilla alto y se puede distinguir como si fuera una estrella de color anaranjado y mucho más brillante que el resto. La constelación de Orión que incluye la famosa nebulosa del mismo nombre, la mayor y más cercana región de formación de nuevas estrellas conocida, es reconocible saliendo temprano por el horizonte Este… pero de este tema hablaremos el mes que viene.